Una de las inquietudes más fuertes dentro de los jóvenes es el tema relativo al noviazgo, y pese a que hay mucho escrito acerca de esto, no existe un manual que enseñe el "¿Cómo pedirle que sea mi novia? ó ¿Cómo lo animo a que me lo pida?". La siguiente reflexion no pretende de ninguna manera cubrir esta deficiencia, solo aconsejar a quienes están en esa situación basado en experiencias personales y en las que he podido recopilar a través de la Consejería Cristiana y obedece a la petición expresa de algunos chicos y chcas hijos de Dios.

¿QUIERES SER MI NOVIA?

Por: Gustavo M. F.

 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre”. (Génesis 2:18,21,22)

Indudablemente es parte de nuestra naturaleza sentir atracción entre hombres y mujeres, así que llega un momento en la vida (que por cierto varía en todos los seres humanos) en que sentimos la necesidad afectiva diferente del amor fraternal (philos) y buscamos el amor de pareja (eros), así que tarde o temprano todos los hombres se enfrentan a su primera vez, cuando tienen que pedirle a una chica que les agrada que acepte ser su novia. Y por su parte las chicas también deben decidir si aceptan o rechazan tal petición.

“Pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno”. (Marcos 10:6-8)

Así que la pregunta de muchos jóvenes varones quienes ya han orado a Dios por una novia y sienten que es esa chica especial a quien deben dirigirse es ¿cómo le pido que sea mi novia? ¿Qué debo decirle?, ¿Y si me acepta, cómo la trato?, ¿Y si me rechaza, que hago?.

Quisiéramos que existiera un manual ¿no es cierto? Y que esto fuera sencillo, pero me temo que no lo hay, y que se debe recurrir al sentido común. Sin embargo es bueno que tanto las chicas como los chicos entiendan lo siguiente:

Cuando un varón es sincero, generalmente se pone muy nervioso cuando pretende hablarle a cierta chica. Así que una actitud amable de comprensión y paciencia por parte de ella es absolutamente deseable.

La mayoría de las chicas son más románticas y sensibles que el hombre, así que ellas esperan que la declaración de amor contenga algo de romanticismo, por lo menos debe haber sinceridad en la declaración, lo mejor es que seas tu mismo y no buscar frases prefabricadas, es preferible decir quiero que sepas que me resultas muy agradable y que me gustaría mucho que aceptes ser mi novia y no algo que no se siente como: cuando te miro siento que mi corazón late tan fuerte que va a estallar de amor desmedido por ti...... La seriedad, sinceridad y respeto juegan un papel importante.

Han existido casos donde ella está deseando que ese chico le hable, este se siente tan seguro del que de manera un tanto brusca le dice “¿entonces que? ¿Quieres ser mi novia? ¡Si o no!, Obviamente la chica se desencantó y le dijo que no. Así que, insisto que la primera actitud del joven pretendiente deba ser de seriedad y sinceridad.

Por lo tanto a los jóvenes definitivamente les animo a dar ese gran paso, y no preocuparse por el resultado, es decir, deben ser concientes que lo peor que puede pasar es que les digan que no, sin embargo eso no es lo peor. Ya que así, se termina la incertudumbre respecto de las expectativas con esa chica, además da paso a olvidarla y abrir el corazón a una nueva oportunidad. Nadie debe sentirse desanimado por un “NO” como respuesta sino más bien motivado a orar y pedirle a Dios la pareja perfecta para sí.

Un error que muchos jóvenes e incluso señoritas cometen, es enamorarse antes de siquiera ser novios, esto dificulta el procedimiento pues los varones son presa del temor e incertidumbre al NO por respuesta y a veces prefieren seguir de “amigos” sufriendo de amor en silencio, y nunca saben que a veces ella estuvo esperando por mucho tiempo que este se animara a hablarle.

Algo más en lo que siempre insistiré sobre todo hacia las chicas, es pedirles que se den la oportunidad de conocerse en plan de novios aun con ese chico que a todas les parece “feo”. La mayoría de las personas buscan la belleza exterior cuando al final del camino la más importante es la interna, y esa solo se descubre a través del trato afectivo como novios. No siempre las “caras bonitas” resultan ser la mejor esposa, no hay una regla en esto, ya que hay muchas mujeres bellas físicamente y hombres muy apuestos que también son excelentes como cónyuges.

Por otro lado las chicas deben saber que muchos jóvenes necesitan de su “ayuda” para dar ese paso pues aunque aparentemente son extrovertidos la realidad es que son excesivamente tímidos, y les cuesta mucho trabajo dar ese paso que sería más fácil si ellas les ayudan hábil y sutilmente. Un ejemplo es el clásico chico que en un momento dado le dice “hay algo que quiero decirte” y no dice más, a veces lo hace por teléfono o mediante una nota o al momento de despedirse; pues bien esa chica puede animarlo a que le diga eso que tenia que decirle, es un juego de valores entendidos.

Basado en la experiencia de muchos, la pareja ideal del cristiano(a) debe ser la persona del sexo opuesto que también sea hijo(a) de Dios. Alguien que comparta la misma fe y comprenda que el mejor manual para una vida feliz se halla en la Biblia.

Por lo tanto chicos y chicas cristianos, dense la oportunidad de convivir como novios entre ustedes, chicos, ¡anímense ya con la chica que les gusta!, ¡Chicas, no seas tan exigente con la apariencia exterior, conoce a este joven en otro plan!, No saben ustedes si el Señor ha dispuesto a uno para el otro