Primero diferenciaremos bien qué es EL TRIGO y qué es LA CIZAÑA.

EL TRIGO: Es un cereal que nos ha dado Dios de donde el hombre hace la harina para luego elaborar el pan. El trigo nos da alimento. Sus espigas nos nutren. El trigo es vida.

LA CIZAÑA: Es una planta que al igual que el trigo, posee granos...pero esos granos son venenosos, y si hacemos harina de esos granos, esta harina será veneno.

Crece junto a otras plantas. Se mezcla. Donde hay plantíos de trigo, allí está la cizaña.

Busquemos en nuestras Biblias MATEO 13: 24-30

"Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante (igual) a un hombre que sembró buena semilla en el campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.

Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿quieres pues, que vayamos y la arranquemos?

Él les dijo: no, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega (cosecha) yo diré a los segadores (a los que recogen la cosecha): Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.
Jesús explica la parábola del trigo y la cizaña en MATEO 13:36-43

JESÚS: Es el sembrador

LA BUENA SEMILLA (EL TRIGO): los hijos de Dios que tienen a Jesús en el corazón

LA CIZAÑA: Los hijos de Satanás que viven en el mundo y se mezclan en la iglesia.

EL MUNDO: El campo que hay que sembrar.

Jesús nos habla a todos. Él es el que siembra la buena semilla que es LA PALABRA DE DIOS, en todos los corazones. Él siembra y habla a todo el mundo. El mundo, lleno de personas, lleno de criaturas de Dios, reciben la semilla buena... pero también reciben la mala que siembra el enemigo. Por eso crece el trigo (la buena semilla) y también la cizaña (la mala semilla).

El trigo son los hijos de Dios, los verdaderos cristianos, los que tienen frutos.

La cizaña son los hijos del malo, los que han matado la buena semilla, la han arrancado de algunos corazones y en esos corazones ha crecido la semilla venenosa.

Seguimos leyendo:

MATEO 13: 39-43

Transcribir estos versículos y explicar las palabras difíciles. Todo irá con dibujos simples que ayuden a la comprensión del Sordo.

EL FIN DE SIGLO: El juicio. Cuando Jesús separe a los buenos de los malos.

LOS SEGADORES: los ángeles del Señor que apartarán a los buenos de los malos.

HIJO DEL HOMBRE: Jesús

SU REINO: La iglesia

HORNO DE FUEGO: Infierno

LLORO Y CRUJIR DE DIENTES: Sufrimiento eterno

EL REINO DE SU PADRE: El cielo

Esta parábola del trigo y la cizaña es para la iglesia. El bien y el mal crecen juntos aún dentro de la misma iglesia. El maligno, ese gran enemigo de las almas, no ha dejado nunca de sembrar cizaña. La cizaña crece siempre en medio del trigo. Muchos falsos cristianos pueden llegar a mezclarse con los hijos de Dios, pero el Señor dice que por los frutos les conoceremos y nosotros ya hemos estudiado los frutos del Espíritu.

Pero todos podemos cambiar y es nuestro deber darle todo nuestro amor a aquellas personas que nos hacen mal porque tal vez el Señor pueda algún día cambiarlos si ellos abren sus corazones. Si esas personas difíciles que nos hacen sufrir ven que nosotros somos buenos con ellos y les damos toda nuestra comprensión y amor como hacía Jesús con todas las personas, ellos desearán ser como nosotros. El amor de Dios se reflejará en ellos porque nosotros le hemos dado ese amor.