Ecle.12:1.null

Leía un tratado de evangelización, en el habían algunas graficas donde mostraban las diferentes negaciones para el evangelio, una de esas graficas era la de un joven y al lado decía "demasiado joven para aceptar a Cristo".


Muchas personas en el mundo secular, piensan que el evangelio de Cristo, es para la gente marginal (pobre) y de edad avanzada (viejos). Lo cierto es que no existe edad requerida para creer en Jesús, ni un nivel social especial y entre mas temprano nos acerquemos a el, mucho mejor será para nosotros mismos.

En la palabra de Dios encontramos muchos consejos de Dios para cada etapa de nuestras vidas. La juventud no es la acepción. Eclesiastés 12:1 "Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud". Y aun mas Eclesiastés 11:9 "Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios".

Muchos jóvenes cumplen al pie de la letra el comienzo de estos versículos, pero olvidan o no toman en cuenta y quizás por falta de conocimiento el fin de el. "sobre todas estas cosas te juzgara Dios"

¿Como joven has considerado que un día estarás delante de la presencia de Dios para dar cuenta de tus hechos?

Esta no es una pregunta solo para aquellos que no conocen a Dios, si no también para nosotros los que llevamos su nombre sobre nuestras vidas. Ya que reconocer a Cristo como salvador en nuestras vidas es solo el primer paso, en el camino del evangelio. Mateo 10:22 "Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo". Perseverar, en todo tiempo en la noche de dolor y en el día de alegría, sobre toda situación y toda circunstancia.
Un vivo ejemplo de estas palabras es el testimonio de José. En el libro de Génesis 37 - 39/50.

Un joven de 17 años (Gn.37:2), que a pesar de su corta edad, abrió su corazón para conocer a Dios. Cultivo en el temor y amor para Dios. Digo esto por lo que la Biblia nos relata su historia, fue un joven que recibió el rechazo de sus hermanos, vendido por estos a otro pueblo, siendo así separado de su hogar y su padre. Pero aun así también era un joven de sueños y visiones, tenía un llamamiento de parte de Dios en su vida. Pero a pesar de esto su vida no fue más fácil ya que después de ser vendido a los Madianitas, estos a su vez lo vendieron a Potifar, oficial de faraón, capitán de la guardia en Egipto. (Gn.37:36), y cuando parecían las cosas mejor un poco para el, el enemigo del pueblo de Dios satanás comenzó hacer lo suyo por medio de la esposa del oficial Potifar. (Gn.39:1/20) siendo seducido por esta mujer, no se nos menciona que edad José pudo haber tenido, pero si debió haber transcurrido un buen tiempo, quizás años en aquel lugar.

Lo cierto es que a pesar que José se encontró lejos de su casa, en un pueblo diferente, sin amigos y familiares este supo guardar su corazón de todo lo que pudiera contaminar su relación con Dios. Prefirió soportar el ir a prisión y dejar la posición en la que se encontraba. ¿Por que hacer esto? ¿No era más fácil ceder y hacer lo que se le pedía? ¿Además su vida no había sido del todo fácil después que fue arrebatado de la casa de su padre? ¿A quién le podría importar? El conocía a Dios y sabia que a Dios le importaba su comportamiento, además era un joven que aprendió amarse así mismo, a darse el valor, como a respectarse así mismo y respectar a Dios. No actuó por las circunstancias que habían a su alrededor, si no por el temor de Dios que había en su corazón.

Podemos decir que José fue un joven que desde su juventud, supo acordarse de su creador. El Salmo 119: 9 "¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra".si escuchamos la palabra de Dios con nuestros oídos y la ponemos en practica en nuestras vidas, estaremos diciendo a cada momento con nuestro comportamiento que nos estamos acordando de nuestro Dios, señor y creador del universo. Su palabra nos hace más sabios, nos llena de gracia e inteligencia. Salmo 119: 97/104 "¡OH, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, Porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, Porque tus testimonios son mi meditación. Más que los viejos he entendido, Porque he guardado tus mandamientos; De todo mal camino contuve mis pies, Para guardar tu palabra. No me aparté de tus juicios, Porque tú me enseñaste. ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. De tus mandamientos he adquirido inteligencia; Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira". Que maravillosa expresión de la palabra de Dios. Déjate guiar por su palabra que es perfecta y te llena de vida.

Parate firme en Cristo dile No a lo que te aleja de su presencia, tu eres un vencedor en cristo, a si que vence toda tentación, pasa sobre todo obstáculo. Mira el final que obtuvo José por haber que dado fiel. (Gn.41:38/43) quizás no nos ocurra lo mismo, y nadie nunca ponga un anillo como el de el en nuestra mano. Pero la gracia y la presencia de Dios estarán y reinara sobre nuestras vidas. José nunca procuro tener obtener gloria de hombres, lo que hizo siempre y guardo en su corazón y con su comportamiento fue agradar a Dios. Acordarse de su creador en los días de su juventud.

:)

glitter textglitter textglitter textglitter text